Todo sobre las juntas en pavimentos de hormigón

juntas en pavimentos de hormigón

El buen diseño de las juntas en pavimentos de hormigón es un factor clave en la durabilidad de un firme rígido. Como ya sabemos, los pavimentos pueden estar construidos con materiales bituminosos o con hormigón. En este último caso, y para evitar deterioros ocasionados por los fenómenos de contracción y dilatación del hormigón, debemos establecer una serie de juntas, tanto longitudinales como transversales. Hoy en nuestro Blog sobre Ingeniería de Carreteras vamos a aprender cuándo hay que disponer juntas en pavimentos de hormigón, dónde deben ir ubicadas, y qué características deben reunir en cada caso. ¡Empezamos!

 

Juntas longitudinales en pavimentos de hormigón

Se proyectarán juntas longitudinales en los pavimentos de hormigón. Estas juntas longitudinales podrán ser de hormigonado o de alabeo.

Alabeo de losas

Alabeo de losas

 

En aquellas zonas en las que la anchura de hormigonado sea superior a 5 metros se proyectarán juntas de alabeo, dividiendo el pavimento en franjas aproximadamente iguales. Se procurará que esta junta coincida (aproximadamente) con la separación de carriles, y nunca con la zona de rodadura, marcas viales o pasadores. Estas juntas se ejecutarán por aserrado, y tendrán una profundidad de corte no inferior a 1/3 del espesor de la losa. Veamos un vídeo de cómo se realiza el aserrado en un pavimento de hormigón.

 

Cuando el hormigonado se ejecute por franjas, se proyectarán juntas longitudinales de hormigonado, con las mismas limitaciones en cuanto a su ubicación que las juntas de alabeo.

En todos los casos, la junta irá cosida con barras de acero corrugado (12 mm de diámetro y 80 cm de longitud) espaciadas 1 metro entre si. Tanto las juntas de hormigonado como las de alabeo irán selladas.

 

Juntas transversales en pavimentos de hormigón

Las juntas transversales en pavimentos de hormigón podrán ser de tres tipos: de contracción, de hormigonado o de dilatación.

Las juntas de contracción se ejecutarán por aserrado, con una anchura máxima de 4 mm y una profundidad mínima de 1/4 el espesor de la losa. Se dispondrán perpendiculares al eje y espaciadas cada 4-5 metros.

Para las categorías de tráfico pesado T1 y T2, estas juntas de contracción irán provistas de pasadores (barras de acero liso de 25 mm de diámetro y 50 cm de longitud), separadas entre si 30 cm bajo las rodadas y 60 cm en el resto.

Pasadores

Pasadores

 

En cambio, en aquellas carreteras con una categoría de tráfico pesado T3 y T4 se podrá prescindir de pasadores, ejecutándose las juntas cada 4 metros (3,5 metros en zonas donde la oscilación térmica sea superior a 20ºC). En el caso de no disponerse pasadores, la junta tendrá una inclinación de 6:1 respecto del eje de la calzada (en lugar de ser perpendicular).

Las juntas transversales de hormigonado se harán coincidir con las de contracción y siempre tendrán pasadores que se dispondrán perpendiculares al eje. En el siguiente vídeo de Youtube se puede apreciar como actúan estos pasadores, transfiriendo las cargas entre ambas losas, y minimizando la acción del tráfico sobre la junta.

 

Por último, se proyectarán juntas de dilatación en los extremos de las estructuras. En este caso, será el propio proyecto el que defina con mayor detalle las características que deberá tener la junta. Veamos también con un vídeo cómo es el proceso de ejecución de una junta transversal de este tipo:

 

El sellado o no de las juntas transversales obedece al siguiente criterio general:

  • Zona pluviométrica lluviosa: selladas con las juntas longitudinales.
  • Zona pluviométrica poco lluviosa: podrán dejarse sin sellar.

 

Sellado de juntas en pavimentos de hormigón

Aunque ya hemos comentado que no siempre es necesario sellar las juntas en pavimentos de hormigón, resulta recomendable hacerlo, y es que el sellado aporta principalmente una mayor durabilidad al pavimento. Esto es debido a que el material de relleno evita la entrada de agentes externos rígidos que puedan afectar a la libre dilatación de la losa de hormigón, dando lugar a fisuras. Además el sellado de la junta tiene también como misión impedir la entrada de agua en la junta, algo que es fundamental en aquellos casos en los que se dispone de barras de atado o pasadores. La entrada de agua y su descenso hasta las capas inferiores del firme también puede dar lugar a un bombeo de finos por las juntas, y consecuentemente, al descalce de la losa (escalonamiento).

En cualquier caso, siempre deben sellarse aquellas juntas que dispongan de barras de atado o pasadores, y las juntas en pavimentos que deban soportar un tráfico de vehículos pesados elevado, o que estén en una zona pluviométrica lluviosa.

En el siguiente vídeo puede apreciarse a la perfección cómo se lleva a cabo el sellado de una junta transversal, distinguiendo sus tres fases generales: limpieza de la junta, instalación del cordón, y relleno con producto de sellado.

 

¿Qué te ha parecido este artículo sobre juntas en pavimentos de hormigón? ¿Te ha gustado? Pues no olvides compartirlo con tus contactos en Redes Sociales. Para ello solo tienen que utilizar los botones que tienes justo debajo de este texto. Y si quieres ampliar tu formación en este tema, recuerda que tienes a tu disposición nuestro completo Curso sobre Firmes y Pavimentos, con más de 6 horas de vídeo-tutoriales. O si lo prefieres, también tienes en nuestra tienda Suscripciones a Vídeo-Tutoriales, con los que podrás aprender sobre diversos temas relacionados con la ingeniería de carreteras (firmes, drenaje, señalización, defensa, seguridad vial, trazado, etc). La mejor formación, al alcance de todos.

curso firmes y pavimentos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

banner cursos
banner videotutoriales