Control de calidad de las Mezclas Bituminosas

¿Te has preguntado alguna vez cómo se realiza el control de calidad de las mezclas bituminosas? Hace un tiempo en nuestro Blog sobre Ingeniería de Carreteras te enseñamos todo lo que tiene que ver con la puesta en obra de las Mezclas Bituminosas empleadas para la construcción de firmes de carreteras. Hoy queremos mostrarte otro aspecto que también es muy importante como es el control de calidad de las mezclas bituminosas. Y no solo lo vamos a hacer desde el punto de vista de su puesta en obra, sino que vamos a analizar el ciclo completo, desde el análisis de los distintos materiales que las componen, hasta el control de la unidad terminada. ¡Comencemos!

 

Control de los componentes de la mezcla

Como todos sabemos, las mezclas bituminosas se componen de distintos materiales, generalmente árido grueso, árido fino, filler, y betún asfáltico. Es fundamental realizar los correspondientes ensayos a cada uno de los materiales empleados para garantizar el óptimo resultado de la mezcla, debiéndose cumplir todas y cada una de las especificaciones indicadas en los pliegos para los distintos tipos de mezcla.

Entre los ensayos más comunes, tenemos:

  • Áridos: análisis granulométrico, índice de lajas, resistencia a la frangmentación (ensayo de Los Ángeles), resistencia al pulido, acción del agua, acción de los sulfatos, adhesividad árido-betún, y equivalente de arena.
Control de calidad de los áridos

Control de calidad de los áridos (Los Ángeles y Granulometría)

 

  • Betún: densidad relativa, solubilidad en tricloroetano, contenido en cenizas, ensayo de la mancha, contenido en agua, puntos de inflamación-combustión, pérdida por calentamiento, ensayo de penetración, viscosidad de Saybolt, punto de reblandecimiento (anillo-bola), ductilidad, y punto de fragilidad (Frass).
Control de calidad del betún

Control de calidad del betún (Punto de Reblandecimiento y Ductilidad)

 

Control del proceso de fabricación

En la fabricación es fundamental controlar la correcta calibración de los sistemas de dosificación de los distintos componentes, así como los indicadores de temperatura.

Sobre la mezcla ya fabricada hay que realizar ensayos periódicos del contenido de ligante y de la granulometría del árido, para lo cual hay que llevar a cabo ensayos de extracción.

Con menor frecuencia hay que fabricar probetas para comprobar que cumplen con las características mecánicas y el contenido de huecos que fueron fijados.

ensayo mecánico

Ensayo mecánico – Rotura de probeta

 

Control de puesta en obra

Una vez fabricada la mezcla (ya sea en obra o en central), la siguiente etapa en el control de calidad de las mezclas bituminosas es el control de puesta en obra.

En este sentido es fundamental controlar en todo momento la temperatura de la mezcla durante la puesta en obra, y que dicho proceso cumpla con lo establecido en los pliegos de prescripciones y con las indicaciones realizadas por el Director de Obra.

También hay que controlar las condiciones climatológicas, evitando la puesta en obra cuando la temperatura ambiente sea inferior a 5°C, con lluvia o con viento.

Terminada la compactación hay que comprobar que se ha alcanzado la densidad especificada. Para ello, lo más habitual es utilizar técnicas nucleares (similares a las utilizadas para comprobar la compactación de suelos). Aunque la precisión de este método no es total, si es suficientemente buena para comprobar el grado de compacidad y la homogeneidad de la capa.

También es necesario extraer testigos con sonda rotatoria para comprobar que los espesores ejecutados son los proyectados, y además ensayar en laboratorio sus características mecánicas.

testigo cilíndrico

Testigo cilíndrico

 

Control de la unidad terminada

La última etapa dentro del control de calidad de las mezclas bituminosas es el control de la unidad terminada. En esta etapa hay que controlar la regularidad de la superficie terminada, comprobando que se ajusta a los planos y a lo establecido en los pliegos.

En capas de rodadura, el control de calidad finaliza con la medida de la macrotextura y de la resistencia al deslizamiento. Según indica el PG3, estos ensayos deben llevarse a cabo al menos dos meses después de abrir al tráfico, pero siempre dentro del periodo de garantía de la obra. Estos ensayos son: circulo de arena y péndulo de fricción.

Control de la unidad terminada

Círculos de arena y Péndulo de fricción

 

Como puedes ver, el control de calidad de las mezclas bituminosas es el resultado de un proceso exhaustivo compuesto de varias etapas, cada una de ellas caracterizada por una serie de ensayos y comprobaciones. ¿Te ha gustado este post sobre el control de calidad de las mezclas bituminosas? Pues no dejes de compartirlo con tus contactos en redes sociales, utilizando para ello los iconos que tienes justo a continuación. Y si quieres aprender más sobre este tema, descubre nuestro Curso sobre Firmes y Pavimentos. O si lo prefieres, suscríbete a nuestros vídeo-tutoriales. Más de 20 horas de vídeos sobre firmes, trazado, señalización, balizamiento, seguridad vial, drenaje…¡y mucho más!

¿Quieres comentar?


banner cursos
banner videotutoriales
Profesores

Raul Aldana caricatura
José Raul Aldana
Ingeniero Civil
Profesor en Aulacarreteras.com